lunes, 12 de septiembre de 2016

LECCIONES

Para aprender una lección, cada uno debe tropezar con sus propias piedras, poco sirve lo que te hayan contando y los avisos dados, no aprenderás hasta que te des de morros. Vamos encontrando piedras en el camino, unas las esquivamos, con otras nos damos de lleno, pero ahí seguimos, caminando con las rodillas peladas.

Trasladando esto a la educación ¿A qué nos dedicamos los padres? ¿Vamos retirando las piedras que hacen difícil el camino de nuestros hijos? ¿Qué estamos sembrando en nuestros hijos? ¿Les dejamos crear su propio auto-concepto? ¿O por el contrario se lo creamos nosotros?






Los padres de hoy, queriendo evitar sufrimiento a los niños, ejercemos una sobreprotección nada positiva, creando pequeños tiranos, que exigen sin entregar nada a cambio, solo porque creen que lo merecen.

Debemos mostrarles el camino, acompañarles, pero no hacerlo por ellos, dejemos que descubran por sí mismos.

Los padres debemos guiar, pero no dar todo hecho. Si los niños quieren algo deben ganárselo. Si lo hacemos todo nosotros, después no nos extrañemos cuando nos lo exijan.







No hay comentarios:

Publicar un comentario