martes, 10 de enero de 2017

DEL TDAH A LA SOBRE-EXCITABILIDAD

A continuación se muestran los diagnósticos a un mismo niño, por tres doctoras diferentes en el periodo de tres años consecutivos.

Diagnóstico 1 Dra. X (2014)

-        Altas capacidades
-        TDAH Combinado
-        Dislexia leve

Diagnóstico 2 Dra. Y (2015)

-         Altas capacidades
-       TDAH Combinado, ahora mismo no cumple criterios.
-         Dislexia leve

Diagnóstico 3 Dra. Z (2016)

-         Altas capacidades
-         TDAH Combinado

Estos diagnósticos dejan patente que las altas capacidades están presentes, la dislexia es leve y aunque permanece a lo largo de toda la vida, se puede entrenar para minimizar sus efectos, pero el TDAH parece que va y viene dependiendo de si el año acaba en par o impar, de si aprueba o no el curso, tal vez, eso sea más cuestión de hábitos de estudio que de TDAH.

Y lo que más me llama la atención es que hacen constar en el informe médico: “La madre desconfía del diagnóstico, se niega a dar tratamiento farmacológico”, ¡como para fiarse!, si entre los profesionales no se ponen de acuerdo.

Si quizás, pensasen que en lugar de TDAH podría tratarse de sobre-excitabilidad (SE) presente en algunos casos de altas capacidades. La Sobre-excitabilidad es una característica innata que indica mayor respuesta a los estímulos.

Kasimierz Dabrowski en su teoría describe la hipersensibilidad, la intensidad emocional y la sobre-excitabilidad de los superdotados, que les puede llevar a presentar sentimientos o reacciones que excedan de lo esperado, que no son bien vistas socialmente y de esta forma confundirse con el TDAH.


Según Dabrowsi existen cinco áreas en las que puede darse sobre-excitabilidad, SE Psicomotriz, SE Sensorial, SE Intelectual, SE imaginativa y SE emocional. Un niño puede presentar sobre-excitabilidad en una o varias de estas áreas.

Los niños que poseen una SE Psicomotriz, presentan mucha energía, una alta actividad física, son muy impulsivos, no pueden estar quietos, no callan. Para cubrir sus necesidades es conveniente, realizar actividades al aire libre y si tienen que estar sentados que puedan sentarse en algo que les proporcione el movimiento que necesitan, por ejemplo, una pelota gigante.

Los niños con SE Sensorial pueden percibir olores, texturas, sonidos o sabores que para el resto de personas pueden pasar inadvertidas, a menudo les molestan las etiquetas de la ropa, en ocasiones, son malos comedores, porque tienen el sentido del gusto muy desarrollado, algunos tienen un excelente talento musical. En estos casos, deberíamos encauzarlos hacia actividades creativas, música, teatro, dibujo.

Los niños con SE Intelectual, tienen una necesidad constante de búsqueda, les apasiona un tema, pero no se conforman con saber lo más superficial, necesitan descubrir todo sobre ese tema que les interesa. Son muy curiosos, observadores e impacientes, se les puede orientar sobre cómo encontrar respuestas a todas sus preguntas.

Los que tienen una SE Imaginativa, tienen una tremenda imaginación y a menudo confunden realidad y ficción, debemos ayudarles a diferenciar entre la imaginación y el mundo real, enseñándoles a ser más conscientes de su propio yo, del tiempo y el espacio.

Los niños con SE Emocional, suelen tener emociones muy intensas, suelen ser muy bondadosos, muy empáticos, cualquier situación la viven como propia, son una bomba emocional. Debemos aceptar sus sentimientos, sin menospreciarlos.




En definitiva, afrontar la sobre-excitabilidad centrándose en lo positivo, impartir una buena educación emocional que le enseñe a saber cómo se siente, ser tolerante con la diversidad de cada niño y atenderla individualmente.

Espero que esto sirva de ayuda a los que como yo, andamos buscando respuestas por las redes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario