jueves, 26 de enero de 2017

LECTURAS

Hoy voy a dedicar este espacio y el poco tiempo que tengo a la lectura, Rebelión en la granja de George Orwell, es un libro divertido que leí hace mucho y he releído en los últimos días.





Como curiosidad comentaré que en las primeras pruebas de Rebelión en la granja, aparecían ocho páginas en blanco, por ello al imprimir el libro se tuvieron que volver a numerar todas las páginas. El motivo de ello es que Orwell escribió un prólogo que decidió no publicar y que tituló “Libertad de prensa”, un texto que no es políticamente correcto, lo que se hubiese sumado a sus dificultades para publicar el libro, que Orwell tuvo al menos un año durmiendo en algún cajón, ante las dificultades de encontrar editor. Su amigo el poeta Paul Potts, que en su libro “Dante Called you Beatrice” dedicó un capítulo a Orwell titulado “Don Quijote en bicicleta” en el que cuenta que estuvo a punto de convertirse en el editor de Rebelión en la granja. Finalmente, fue editado por Secker and Warburg. Recomiendo que si adquirís el libro sea el que cuenta con el interesantísimo prólogo inédito de Orwell.

La novela, aunque algunos editores no la consideraban como tal, debido a su brevedad, es una fábula en la que los animales de una granja se sublevan contra los humanos, encierra un mensaje de total actualidad, la corrupción que genera el poder, no hay más que ver las noticias cada día para comprobar dicha afirmación.

Los animales dominados por los hombres, llega un momento que pierden el miedo y recuperan el coraje, enfrentándose a ellos y consiguiendo así el control sobre la granja, algo que será efímero, pues incluso entre los animales hay traidores que se alían con los humanos para seguir teniendo el control sobre el resto.

“Podrían ser que sus vidas fueran penosas y que no todas sus esperanzas se vieran cumplidas; pero tenían conciencia de no ser como otros animales. Si pasaban hambre, no lo era por alimentar a tiranos como los seres humanos; si trabajaban mucho, al menos lo hacían para ellos mismos. Ninguno caminaba sobre dos pies. Ninguno llamaba a otro “amo”. Todos los animales eran iguales”.

“TODOS LOS ANIMALES SON IGUALES, PERO ALGUNOS SON MÁS IGUALES QUE OTROS”.

Esta fábula guarda cierta similitud con el momento político actual, en el que las rivalidades surgidas en ciertos sectores políticos, fracciona la unidad y acaba con el lema “Los animales unidos, jamás serán vencidos”.

A continuación, unas frases de George Orwell:

“Ante todo, un aviso a los periodistas ingleses de la izquierda y a los intelectuales en general: recuerden que la deshonestidad y la cobardía siempre se pagan”.

“Los liberales le tienen miedo a la libertad y los intelectuales no vacilan en mancillar la inteligencia”.

“Libertad significa el derecho a decirle a la gente lo que no quiere oir”.


Otro librito muy ameno y rápido de leer es “Viento del pueblo” Antología Poética de Miguel Hernández, un poeta sencillo de la Generación del 27, del que podéis leer algunos versos que escribió a Federico García Lorca.




Federico García
hasta ayer se llamó: polvo se llama.
Ayer tuvo un espacio bajo el día
Que hoy el hoyo le da bajo la grama.

¡Tanto fue! ¡Tanto fuiste y ya no eres!
Tu agitada alegría,
Que agitaba columnas y alfileres,
de tus dientes arrancas y sacudes,
y ya te pones triste, y solo quieres
ya el paraíso de los ataúdes.

Vestido de esqueleto,
durmiéndote de plomo,
de indiferencia armado y de respeto,
te veo entre tus cejas si me asomo…


¡Felices lecturas para todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario