jueves, 5 de enero de 2017

NOCHE DE REYES

Esta noche coincidiendo con la más mágica del año se cumplen cuatro meses desde que empecé a escribir en este blog y a día de hoy, todavía no me he presentado, ni he dado las gracias a quienes me han empujado a hacerlo realidad, creo que ya va siendo hora.

No resulta fácil hablar de una misma, al menos a mí, así que dejaré la presentación para el final.

Empezaré estos agradecimientos con un párrafo del libro “Aquí empieza todo” de Jennifer Niven.

“Aquí empieza todo, surge de mi corazón, así como de mi propio duelo y de mi temor y de mi dolor, y de gente de verdad a la que yo quiero. Esa gente me ayuda a sostener  mi universo junto a muchas otras personas”





En primer lugar, dar las gracias a mi familia, a Julio, mi marido y a Marc, nuestro hijo, por soportar día a día mis luces y mis sombras, vosotros sois el timón que guía mi vida. También a mis padres y hermanos, pero sobre todo a mi madre, que me ha abierto los ojos en más de una ocasión.

También, dar las gracias a dos asociaciones, una es AVAST, la Asociación Valenciana de Apoyo al Superdotado y Talentoso, pues las altas capacidades es uno de los motores que mueve mi vida y uno de los objetivos de este blog es dar visibilidad a este colectivo, el niño pobre del sistema educativo. Para mí, AVAST es el “País de Nunca Jamás” para todos esos niños especiales que buscan su lugar en el mundo.

La otra asociación a la que quiero dar las gracias es Bylinedu, una asociación sin ánimo de lucro para acabar con la brecha digital  entre los colectivos más desfavorecidos, pero sobre todo agradecer a Bernat Llopis y a Loli, su paciencia por acogernos siempre con los brazos abiertos, a pesar de mis idas y venidas.

Gracias a Javier Lluch y Fernando López, dos grandes amigos de la infancia, que lo siguen siendo cuarenta años después, por soportar mis horas más bajas y recomendarme que escribiera.

Por otra parte, dar las gracias a dos grandes maestras, Mercedes Ruiz y Mª José Chordá, a las que no tengo el placer de conocer personalmente, todavía, pero desde el entorno virtual, me tienden una mano cada vez que me vengo abajo. Como dijo Arquímedes, “Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo”. Vosotras habéis sido ese punto de apoyo que necesitaba.

Y por último, quiero dar las gracias a Toni Solano y su blog Re(paso) de Lengua, mi preferido, por su punto de vista crítico y a la vez irónico y del que he hecho mi referente. Él es el principal “culpable” de que este blog hoy sea una realidad, pues él me animó a crearlo. Gracias por ayudarme a descubrir caminos inexplorados para mí. 

Finalmente, aunque esto es un texto de agradecimientos y presentación, no puedo evitar que me salga mi vena reivindicativa, por lo que os invito a visualizar este vídeo.




Ahora si, dar las gracias a todos esos maestros, que como yo, creen que otra educación es posible, y que trabajan día a día, a pesar de que como ese niño aplastado por la cómoda, se ven aplastados por un sistema educativo obsoleto, con ratios demasiado altas, estándares, un sin fin de burocracia y un largo etcétera.

Y lo que más me cuesta, hablar de mí, me llamo Amelia y dentro de mi vive una niña muy tímida. Hace ya unos cuantos años, unos grandes amigos de tierras muy lejanas empezaron a llamarme Amélie, a partir de entonces, Amélie comenzó a ser el caparazón en el que refugiarme. Pero a Amelia ya empezaba a pesarle demasiado Amélie y decidió quitárselo de encima, no es fácil, pues Amélie se ha acostumbrado a estar con ella y aunque Amelia, todos los días hace grandes esfuerzos por separarse de Amélie. Amélie, el caparazón, es muy pesada y no quiere que la destierren. Y con el tiempo, me he dado cuenta, que Amélie debe permanecer conmigo. Amélie, es la que escribe, sin ella Amelia, no es nadie.






Soy administrativa, una profesión que me gusta, pero con la crisis me quedé sin empleo, me reciclé y ahora me dedico al sector sociosanitario.

Este curso he empezado a estudiar psicología, una de mis pasiones.

Me gusta la poesía, hacer fotos a mariquitas, abejas, mariposas, flores y a mis niños, también me gusta cantar en el coche, pero para relajarme escucho a Chopin.

He asumido la creación y continuidad de este blog, como un reto personal con el que superarme. Sé que no le puedo gustar a todo el mundo, sé que he cometido errores, pero ya no voy a eliminarlos. El error es parte del aprendizaje y como tal debe recordarse y en definitiva, la vida también es eso, equivocarte y caerte, pero tener la valentía de levantarte y continuar.

Gracias a todos los que perdéis  unos minutos de vuestro tiempo en leerme.

Sé que me alargo demasiado, pero me gustaría acabar con Benedetti:

“Vuelvo de buen talante y buena gana
                             se fueron las arrugas de mi ceño
   por fin puedo creer en lo que sueño
estoy en mi ventana".

Se me olvidaba, no les voy a pedir a los Reyes Magos que os traigan muchas cosas, solo que os traigan aquello que más deseáis.

P.D. Gracias también a todas esas sonrisas Twitteras y Facebookeras que me acompañan cada día y de las que tanto aprendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario