jueves, 2 de febrero de 2017

LAS VISITAS DE PALOMA

Hay personas capaces de ver cosas que otras no ven, tal vez por eso, Paloma ha visto la cara de la muerte de cerca, varias veces. En una ocasión, Paloma se dirigía a casa después de un duro día de trabajo, una carretera demasiado estrecha, una curva cerrada, velocidad inadecuada y un camión se le vino encima sin tiempo para reaccionar, en segundos todo lo que realmente le importaba le pasó por la mente, justo antes de meterse debajo del camión, pero salió completamente ilesa, la muerte solo quería saludarla.

“Los hombres no sucumbimos a las grandes penas ni a las grandes alegrías, y es porque esas penas y esas alegrías vienen embozadas en una inmensa niebla de pequeños incidentes. Y la vida es esto, la niebla. La vida es una nebulosa”. Niebla, M. De Unamuno.

En otra ocasión, Paloma caminaba por la calle, estaba trabajando e iba ensimismada en sus cosas, de repente, un tremendo ruido la hizo volver a la realidad, había caído desde una altura considerable, una taladradora justo delante de sus pies, un paso más y no lo cuenta, pero esta vez, la muerte tampoco había venido a por ella.

Otra vez, una abeja la perseguía, Paloma haciendo aspavientos para espantarla, cayó rodando escaleras abajo, recuerda despertar en un hospital, con varios huesos rotos, operada de urgencias y como acompañante tenía a la muerte, diciéndole: Recuerda que sigues viva, estás aquí por algo, no lo olvides…

¡El diablo me confunda! Apenas puedo andar,
¡Maldito sea si puedo tenerme en pie o hablar!... No me tengo en pie.
¡Pero contento estoy mientras me mantenga sobre la Tierra! Lovecraft

Pudo ser Dios, el ángel de la guarda, una energía extraordinaria, las fuerzas de la naturaleza, una presencia inmaterial, el azar, el destino, algo indescriptible le dio fuerzas a Paloma para plantarle cara a la muerte, a partir de ese día Paloma y la muerte se tutean.

“Cuando crees que ya no puedes más
Siempre aparece
(Como salida de la nada)
una lucecita.
Esta lucecita renovará tus fuerzas
y te dará la energía
para dar un paso más”.
Elizabeth Kübler-Ross




Hoy mismo, Paloma ha visto pasar a la muerte dos veces, pero la ha esquivado, no venía a por ella, ha pasado de largo.

MUERTE
En el mar del desencuentro
nos encontramos nadando
perdidos entre las olas,
siento que nos alejamos.
Tú te aferraste a mi mano
y en mi último suspiro
toqué el cielo con las manos.

¿Creéis que se puede recibir una visita peor que la de la muerte? Sin duda, si recibes la visita de la cobardía estás perdido, porque a la muerte te puedes enfrentar, pero la cobardía lanza la piedra y esconde la mano, no te mira a la cara, esconde la cabeza cual avestruz… Qué difícil es enfrentarte a la ella.

“Un corazón puro puede brillar aun en la noche más oscura. Y en el más terrible de los tiempos”. La luz que no puedes ver, A.Doerr


No hay comentarios:

Publicar un comentario